¿La arquitectura fue alguna vez competencia olímpica? 

¿La arquitectura fue alguna vez competencia olímpica? 

 

Los Juegos Olímpicos debieron haberse celebrado en Tokio el año pasado. La pandemia de covid-19 interrumpió estos planes y es hasta este verano en el que está todo listo para la inauguración. Sucederá el 23 de julio y es un excelente momento para recordar que no todo ha sido competencia deportiva en este evento de cada cuatro años. Durante varias décadas, además de lanzamiento de disco y competencias de pista, los Juegos Olímpicos incluyeron entre sus competencias a la… arquitectura. 

Sí, la arquitectura fue competencia olímpica. Contrario a lo que uno podría pensar, no se competía para ver quién levantaba alguna construcción con la mayor velocidad y solidez. Resulta que el promotor de los Juegos Olímpicos modernos, el barón Pierre de Coubertin era, además de un aficionado a la cultura clásica, un entusiasta de las artes. Y decidió que al parejo de las justas deportivas, tenía que haber durante la jornada olímpica una competencia artística. Y desde la edición de 1912 en Estocolmo, Suecia, se presentaron cinco categorías en competencia: pintura, escultura, literatura, música, y claro, arquitectura. 

La competencia artística exigía que las obras artísticas tuvieran algún vínculo entre el deporte y el arte. En el caso de la arquitectura, se podían presentar obras construidas o diseños de proyectos. Para esa primera edición en Estocolmo, el ganador de la medalla de oro en arquitectura fue para una pareja de arquitectos suizos, Eugène-Edouard Monod y Alphonse Laverriére, por el proyecto para la creación de un estadio moderno. 

Durante los Juegos de 1920 y 1924, la categoría se declaró desierta. Pero para Amsterdam 1928, el ganador fue un arquitecto local: Jan Wils. Y recibió la medalla de oro justamente por el estadio en el que se celebraban las competencias de esos juegos. 

Los últimos juegos en los que se celebró la competencia de arte fue en la edición de 1948 en Londres. Ahí ganó el arquitecto austriaco Adolf Hoch por el complejo de esquí en Kobenzl. A partir de esos juegos se dejó de celebrar. Una parte de la razón tuvo que ver con la enorme cantidad de arquitectos profesionales que mandaban propuestas a la competencia y esto iba en contra de la idea del amateurismo que los juegos exaltaban. 

En Productos Pennsylvania tenemos un producto especializado para los proyectos constructivos que habrían competido en los Juegos Olímpicos. Nuestro Pens construcción II es un silicón de curado neutro. Es ideal para usarse en sellos a la intemperie en fachadas de vidrio estructural. Es altamente resistente a la intemperie, retiene sus propiedades elastoméricas, y tiene una gran capacidad de movimiento. 

Por favor, contacte a nuestro departamento técnico que con gusto les asesorarán sobre el producto más adecuado para su proyecto constructivo. 

Compartir


Servicio a clientes